Eh, t'es où là !!

somewhere…

Taman Negara, la celva de verdad

Traducido del frances por Laura Munoz!! Gracias ;)

Ver todas la fotos del Taman Negara

Al día siguiente, nos levantamos a las 6:30h y nos ponemos en ruta hacia Kuala Tahan, en el Taman Negara, donde nos espera la auténtica jungla. Tras 6 horas de autobús y 3 de piragüa por el Tembelling, llegamos por fin a este minúsculo pueblo en plena jungla.

Para meternos en harina, salimos a hacer un pequeño safari nocturno de dos horas. Decepcionado al principio por el cariz colonia de vacaciones que se perfila viendo el grupo de 20 personas que formamos, sigo teniendo una buena impresión. Descubrimos un ambiente nocturno un poco flipante, nos rodean ruidos extraños, los guías están atentos y nos enseñan toda clase de insectos, tarántulas, murciélagos, serpientes…

A la vuelta, preparamos las mochilas, y al día siguiente salimos hacia el Canopy Walk, el puente colgante más grande del mundo (500 metros de largo a una altura de 45 metros más o menos). Yo me esperaba un puente gigante que llevara de una punta a otra de la jungla, pero nada de eso, sólo se trata de un puente colgado entre los árboles, estilo parque de atracciones en Los Vosgos (muy decepcionado, pero bueno, nada grave). Tras esta pequeña decepción, y otros pequeños berenjenales administrativos para entrar al parque, porque habíamos olvidado nuestros permisos en el pueblo, ¡¡la aventura comienza por fin!!

Saco de dormir, comida, botellas de agua, chubasquero, camiseta de repuesto, está todo. ¿Qué se puede decir? Es la jungla, pero esta vez, a diferencia de las Cameron Highlands, hace calor y humedad, se suda la gota gorda, pero de verdad. En 20 minutos uno está empapado, marchamos con dificultad entre los árboles, las lianas, las raíces, las rocas, atravesando – jugando a los equilibristas – pequeños riachuelos asquerosos, llenos de fango, de sanguijuelas, de mosquitos, de mosquitas y bichos de todo tipo, pero ¡nos gusta! Después de seis horas de marcha, algunas pausas para beber y descubrir las flores del entorno, llegamos, bien sucios, a la gruta donde comeremos y pasaremos la noche. Empezamos por ir a llenar las botellas vacías a un arroyo, el agua servirá para preparar la comida y el té. Aprovechamos para hacer algunas abluciones en el riachuelo, la idea es quitarse el exceso de mugre y de sudor. Por la noche, súperbien, con Nico, Romain, otro francés, y un holandés salimos de noche en plena jungla para buscar leña. Frontal obligatorio porque aquí la oscuridad es total, dejamos algunas flechas en el suelo para encontrar el camino de vuelta (más vale ser prudentes), aunque al final no nos aventuramos muy lejos, es una pasada. De vuelta a nuestra súpergruta, nos ponemos a preparar el fuego, la cena, “las habitaciones”. De menú, pollo, arroz, té, para variar. Los guías nos cuentan sus experiencias, las historias de personas que se han perdido en la jungla, algunos afortunados, como ese turista que sobrevivió durante 19 días bebiendo agua del río, y otros menos, que nunca se encontraron. Bueno, como la tormenta comenzaba a arreciar, los guías sacan con qué calentarnos, una mezcla de whisky y coca-cola. Y para concluir, tener bonitos sueños y probar las tradiciones locales, fumamos el Magic Mushroom, cogido y secado por ellos (pero cuidado, no lo digáis muy alto, aquí es ilegal)

Tras una buena noche sobre el suelo bien duro de la gruta, seguimos oliendo igual de mal y a pesar del fuego, no se ha secado nada. Lavamos los platos en el arroyo, metemos todo de nuevo en las mochilas y salimos otra vez, nos dirigimos hacia un observatorio de animales. Con la lluvia de la noche, el suelo está muy sucio y ¡las sanguijuelas tienen aún más hambre! Comemos en un banco de arena en medio de un pequeño río, nos bañamos, lavamos la ropa, pero con un chapuzón y otro, apesta algo menos!!

En vista del rápido ascenso de las aguas a causa de la lluvia del día anterior, recogemos bastante deprisa después de comer y nos marchamos. Nada más llegar al observatorio, todo un boleto, un tapir está saciando la sed en una esquinita de agua. Ni dos minutos después, enorme tormenta tropical, ¡las dos horas de marcha que quedan prometen ser divertidas! No falla, el camino ya no es un camino sino un río por donde bajan litros de agua. El trekking se transforma en barranquismo a base de fango y, por supuesto, sanguijuelas, porque es la locura. Al final, Romain se lleva la palma del máximo de sanguijuelas con más de una decena de mordeduras. A mí me mordieron cuatro, se agarran bien las asquerosas, y no cuento las que nos quitamos de los zapatos mientras estaban en plena ascensión, o sea, a la altura del tobillo.

Por la total falta de tiempo y porque queríamos ver el máximo de Malasia, optamos por estar sólo tres días en la jungla en lugar de los 7 – 9 previstos inicialmente. Pero bueno, sinceramente, basta para hacerse una idea. Hemos hecho buenas migas con el guía, que nos propone volver en febrero a hacer un trekking gratuito de diez días con él y otros guías que cada año suben hasta el punto culminante para limpiar y sobre todo limpiar los caminos para que se mantengan “accesibles”. Ya veremos…

Por lo que se refiere a encuentros, conocimos a dos francesas bastante temerarias, que decidieron dar la vuelta al Sudeste asiático… ¡en bicicleta! Ya habían recorrido 900 km, en el momento en el que escribo están subiendo hacia Tailandia, donde pasarán un mes antes de dirigirse hacia Laos, Vietnam y Camboya, bueno, quizá, porque planifican día a día, sin prever ni organizar nada.

Hoy es viernes 18 de septiembre, son las 22:20h, estamos en Jerantut desde las 15:00h, donde esperamos coger un tren nocturno para ir a Mersing, al Sur, tomar un barco y pasar los últimos seis días de nuestro viaje malayo en la isla de Tioman, verdadero lugar de buceo en pleno Mar de China. Aprovecho este tiempo muerto para escribir este diario de a bordo.


About The Author

Seb

Comments

One Response to “Taman Negara, la celva de verdad”

  1. Slt je vous connais pas, mais jaim bien aime votre recit, sachant ke ya le mois dernier jy etais encore!! et ces sangsues ahhh!!! vous etes bien chanceux pour les magic mushrooms, pour ma paert g demande o oran asli mai rien!!
    bonne route amigo viajeros!

Leave a Reply


Video & Audio Comments are proudly powered by Riffly